artes escénicas para transformar

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Trabajo en la ideación y producción de proyectos de teatro que invitan a la participación ciudadana e incitan a cuestionar las bases del funcionamiento de nuestra sociedad.

Con Eléctrico 28, colectivo que cofundé, presentamos nuestros espectáculos en plazas, parques, ramblas o cualquier otro espacio de ágora de ciudades y pueblos para provocar la conexión emocional entre individuos y favorecer el despertar de una nueva consciencia global para el cambio.

He actuado y facilitado laboratorios en países de todo el mundo: Italia, Noruega, Israel, Austria, Francia, España, Alemania…

deSHAKERS, otro proyecto que confundé, es una comunidad de activadores del cambio mediante el arte y la creatividad. Nos preocupa el silencio y la inacción ante los retos sociales, medioambientales y sistémicos de este mundo.  Creemos en la conexión entre artistas, pensadores y ciudadanía para accionar, agitar la realidad y obtener inspiración y nuevas perspectivas de cambio.

Formado en pedagogía Jacques Lecoq durante 2 años  en la escuela internacional Estudis de Teatre Berty Tovías (Barcelona). Nivel 1 del programa en Técnica Meisner, con Javier Galito-Cava y Isabelle Bres. Con Cristina Poch realicé un programa en interpretación durante 4 años, basado en teatro de texto e improvisación. También me he formado en otras disciplinas como clown (Sergi Estebanell), técnica vocal, expresión corporal, danza contemporánea, danza-impro-performance (Mercedes Boronat y Elia Genís) y mimo corporal dramático (Moveo).

algunas influencias teatrales

El trabajo de actor es un trabajo muy curioso. Intentas convencer a la gente de que eres otra persona, de que ése no eres tú. Pero, para conseguirlo, hay que hacer lo siguiente: cuando encarnas a un personaje, cuando representas a alguien que no eres tú, tienes que ser tú mismo. Para lograr que ese ser ajeno a ti parezca real tienes que recurrir a tu auténtico yo. Un gesto fuera de lugar, una nota equivocada o cualquier otra cosa fingida y el público te cala tan deprisa como a un católico desnudo en medio de una mezquita. Cuanto menos te alejes de ti al actuar, mejor que mejor. Para parecer otra persona, tienes que ser tú mismo.

El Buda De Los Suburbios – Kureishi Hanif